Atención a los riesgos actuales en los mercados financieros

"Las actuaciones de los bancos centrales deben estar orientadas por otros objetivos como son la estabilidad de precios y la solvencia del sistema financiero para soportar situaciones de stress. Por esto estamos en una situación de fuerte riesgo en los mercados."

Es difícil ver una salida tranquila a la situación de mercados en que nos encontramos. Prácticamente todos los tipos de activos están en zona de máximos y muchos de ellos muy caros en términos de estándares históricos. En estas condiciones, desde un punto de vista de su comportamiento de mercado, es difícil encontrar inversiones adecuadas al riesgo que suponen. Esta es la típica situación en la que los inversores, tanto profesionales como particulares, traspasan fácilmente la raya roja de la prudencia.

En estos momentos están trastocados los papeles:

Los activos denominados sin riesgo, bonos soberanos con rating AAA, están a unos precios absurdos, su rentabilidad está claramente por debajo de las expectativas de crecimiento, por tanto, son en estos momentos de los que más riesgo de mercado tienen. Lejos de representar una opción tranquila para el inversor son claramente una opción de alto riesgo.

Las primas de riesgo han disminuido de una forma muy difícil de explicar por fundamentales de la economía. Países que hace unos meses no podían financiarse en los mercados han visto reducida su prima de riesgo de una forma espectacular sin que se hayan corregido los desequilibrios en términos de déficit o deuda en la misma medida. Es decir, el riesgo objetivo de estos activos no se ha visto reducido en la misma manera que su rendimiento. Estamos también por tanto en una situación de mayor riesgo global de mercado.

Esta bajada espectacular de tipos de interés ha empujado también a la renta variable a zona de máximos, más por valor relativo que por fundamentales de la evolución de resultados de las empresas. Por tanto, también hay más riesgo en estos momentos en estos mercados.

Por otra parte en una intervención reciente la Sra. Yellen, Presidenta de la Reserva Federal de USA, indicó que la institución que preside está más interesada en mantener un sistema financiero fuerte, que pueda, en su caso, soportar los efectos del estallido de una nueva burbuja en los mercados financieros, que en intentar prevenirla o abortarla a través de una subida de los tipos de interés.

De esta forma lo que nos está indicando es que es responsabilidad de los inversores y banqueros inflar o desinflar los precios de los activos a través de sus actuaciones. Las actuaciones de los bancos centrales deben estar orientadas por otros objetivos como son la estabilidad de precios y la solvencia del sistema financiero para soportar situaciones de stress. Por esto estamos en una situación de fuerte riesgo en los mercados.

Hay que tener en cuenta que la consecuencia de la extremadamente laxa política monetaria que han mantenido los bancos centrales para lidiar con la crisis financiera desde 2008 y sobre todo desde 2012, no ha tenido como consecuencia un incremento de la inflación porque la gran masa monetaria que se ha puesto en circulación para que no hubiera problemas de liquidez en los mercados no ha llegado a la economía real, sino que se ha quedado en la economía financiera y, por tanto, no ha producido inflación provocada por la demanda de bienes y servicios, pero si una gran sobrevaloración de activos financieros provocados por la sobredemanda de estos .

Por tanto, como decía al principio, cuidado con los precios en los mercados financieros porque puede producirse un estallido de la burbuja de deuda pública que sin duda arrastraría a las demás clases de activos, incluida la renta variable y no parece que esté en el interés de los bancos centrales, al menos en el de la Reserva Federal de USA el prevenirla.

Añade un comentario

Tienes que estar identificado para poder comentar. Puedes hacerlo mediante tu cuenta de Twitter o Facebook. A continuación tu comentario será moderado hasta que se verifique tu identidad.