El BCE debe actuar ya: Los bajos tipos de interés a largo plazo nos lo indican

"El BCE debería actuar más pronto que tarde con programas de actuación reales y no solo verbales que estimulen el crecimiento y eviten la deflación. Estamos ya suficientemente cerca del problema."

De un tiempo a esta parte, desde que la rentabilidad del bono soberano a diez años de los países del sur de Europa empezó a separarse  sustancialmente de la del bono soberano alemán, es decir desde que la ya hoy bien conocida prima de riesgo empezó a aumentar de forma significativa en estos países, ésta ha tomado un protagonismo como termómetro de la evolución de la situación de la economía de los países que ha eclipsado a otros indicadores que deberíamos tener muy en cuenta. Me estoy refiriendo en concreto al nivel general de los tipos de interés a largo plazo.

Puede decirse que, de una forma muy aproximada, el tipo de interés hoy de un activo sin riesgo con vencimiento a diez años: por ejemplo bonos del tesoro de emisores “triple A” representa la expectativa que tiene el mercado para la suma del crecimiento más la inflación en ese periodo en el territorio en el que se emite. Es, en mi opinión, un indicador excelente de la expectativa real que tienen los inversores de la marcha futura de la economía. Y creo que es así, porque no es un indicador de sentimiento o de opinión, o realizado por un gabinete de estudios económicos, sino que refleja el rendimiento real al que están dispuestos a invertir sin riesgo a largo plazo. Por tanto un nivel de tipos a largo plazo muy bajo nos está indicando un nivel de expectativas también muy bajo. Los inversores para evitar el riesgo se están conformando con muy poco.

La prima de riesgo es un indicador muy importante de percepción de riesgo comparado entre dos activos, por ejemplo el bono del tesoro alemán con vencimiento a diez años y el bono del tesoro español al mismo plazo, y el hecho de que haya bajado a los niveles actuales ha sido el resultado de los esfuerzo hechos por España para mejorar su situación, reduciendo la percepción de su nivel riesgo como emisor y muy importante mejorando tanto su acceso a los mercados como el coste de su financiación. Pero el nivel general de tipos de interés sin riesgo a largo plazo que tenemos hoy en la Eurozona es preocupantemente bajo.

El hecho de que el bono alemán a diez años esté alrededor del 1,60% y el combinado de todos los emisores con rating “triple A” de la Eurozona  a este vencimiento esté alrededor del 1,90%  significa que el mercado considera hoy que la Eurozona va a estar a unos niveles de crecimiento más inflación por debajo del 2% durante mucho tiempo.

Es interesante ver cómo han ido evolucionando estos tipos de interés durante la crisis. Tomando como fuente el boletín estadístico del BCE vemos que estos mismos tipos para el conjunto de la Eurozona al 31 de diciembre de 2007 estaban al 4,37%, en el 2008 al 3,68%, en el 2009 al 3,75%, en el 2010 al 3,36% en el 2011 al 2,64% y en el 2012 al 1,72% y como hemos dicho antes actualmente estamos a niveles del 1,90%. Como podemos apreciar, los rendimientos, es decir las expectativas, han ido reduciéndose sistemáticamente durante este tiempo y ahora estamos en niveles alarmantemente bajos. Esto debería preocuparnos porque significa crecimientos muy bajos y niveles de precios rozando la deflación.

El bono americano al mismo vencimiento está a niveles del 2,70%, aunque probablemente sin la intervención de la FED a través del programa de inyección de liquidez mediante compra masiva de bonos (Quantitative easing) los tipos estarían más altos.

Seguramente habrá muchos más factores que influirán en esta diferencia entre la Eurozona y EE.UU,  pero lo que está claro es que los mercados ven  con más preocupación y con poca confianza nuestro futuro. Nosotros deberíamos hacer lo mismo o acabaremos pisando una zona de problemas más graves. En esta situación el BCE debería actuar más pronto que tarde con programas de actuación reales y no solo verbales que estimulen el crecimiento y eviten la deflación. Estamos ya suficientemente cerca del problema.

Añade un comentario

Tienes que estar identificado para poder comentar. Puedes hacerlo mediante tu cuenta de Twitter o Facebook. A continuación tu comentario será moderado hasta que se verifique tu identidad.