Europa pierde competitividad

"Si no hay un cambio de políticas en Europa, el pronóstico de la Comisión es que el nivel de vida en la Eurozona caerá a niveles del 60% con respecto al de EEUU en el año 2023. Es decir, volveremos a la situación de los años 60."

El último informe trimestral sobre la economía de la Eurozona del "Directorate-General for Economic and Financial Affairs" de la Comisión Europea, arroja un panorama sombrío sobre el futuro de la competitividad de la economía europea y en consecuencia del nivel  de vida en Europa en los próximos años, si no se acometen cambios estructurales importantes en todos los países.

Según indica el informe, si no se producen cambios en las políticas económicas en los países de la zona, el crecimiento esperado del GDP de la Zona Euro para los próximos diez años será de media de tan solo un 1%. Esto significaría un distanciamiento cada vez mayor con el crecimiento en EEUU, estimado para el mismo periodo de tiempo por dicho informe en un 2,5% de media. La consecuencia es que bajo la hipótesis del mantenimiento de las políticas económicas actuales, el crecimiento del GDP per cápita en la Zona Euro en los próximos diez años será, de media, la mitad del que gozarán en EEUU, cayendo el nivel de vida relativo hasta situarse en el 60% del de EEUU en el año 2023.

Las razones de estas tasas de crecimiento tan bajas, y sensiblemente inferiores a las del periodo anterior a la crisis, tienen que ver fundamentalmente, según la Comisión, con tres factores:

  • la baja productividad de los factores de producción,
  • el elevado endeudamiento de la economía que tendrá que ser absorbido en los próximos años y, por último,
  • la caída de la población activa.


La baja productividad en los factores de producción no llega con la crisis, sino que viene de mucho antes y se agudiza a partir de mediados de los años 90. Tampoco se produce en igual medida en todos los países. Las diferencias son notables entre aquellos países que son capaces de producir y absorber nuevas tecnologías, y los que no. Estos últimos durante los años de la crisis llegan a tener tasas de crecimiento de productividad negativas.

En segundo lugar, el elevado nivel de endeudamiento no solamente tendrá que ser absorbido hasta que alcance niveles más normales, sino que también dificultará y ralentizará la recuperación del nivel de inversión en formación bruta de capital, que ha caído a niveles dramáticamente bajos durante los años de la crisis, y de los recursos destinados a I+D, lo que dificultará el desarrollo tecnológico imprescindible para la mejora de la productividad.

Por último, la contribución al crecimiento del factor trabajo en la próxima década se espera que sea un 50% inferior a lo que contribuía en el periodo anterior a la crisis. No obstante, teniendo en cuenta que durante el periodo de crisis su contribución al crecimiento fue negativa, al contrario de lo que se espera que ocurra con la productividad y

el capital, la contribución del factor trabajo a la recuperación experimentará una importante recuperación en la próxima década.



Si comparamos esta evolución con la prevista para el mismo periodo por la propia Comisión para la economía de EEUU observamos un comportamiento para la Zona Euro sensiblemente peor. Mientras que en nuestro caso el crecimiento medio del GDP per cápita en el periodo anterior a la crisis (1998 - 2007) era del 1,6%, sensiblemente igual al de EEUU, que era del 1,7%, nosotros caímos durante la crisis al 0,4% mientras que en EEUU cayó solamente al 0,7% y la evolución prevista para la próxima década en EEUU es una recuperación de los niveles anteriores, alcanzando de media el 1,8%, en la Zona Euro se espera alcanzar solamente un 0,9% de media en el mismo periodo.

Lo anterior pone en evidencia no solamente que la crisis ha afectado mucho menos a EEUU, sino que además va a salir de ella mucho más fortalecida. Si no hay un cambio de políticas en Europa, el pronóstico de la Comisión es que el nivel de vida en la Eurozona caerá a niveles del 60% con respecto al de EEUU en el año 2023. Es decir, volveremos a la situación de los años 60.

Añade un comentario

Tienes que estar identificado para poder comentar. Puedes hacerlo mediante tu cuenta de Twitter o Facebook. A continuación tu comentario será moderado hasta que se verifique tu identidad.